Soluciones-para-confiterias

El color y el diseño de restaurantes y bares.

Usted va a abrir un bar, un restaurante o una confitería, está por comprar(nos) las sillas y las mesas…pero aún no sabe de qué color pintar las paredes…

Afortunadamente hay una gran cantidad de estudios sobre cómo afecta el color a la percepción.

El color puede ser utilizado para cambiar la percepción del espacio y crear un ambiente íntimo o para motivar a los clientes a quedarse más tiempo o irse más rápidamente (en caso de que queramos más rotación). Puede ayudarnos a dar sensación de amplitud en ambientes pequeños o a dar calidez a ambientes grandes que parecerían desiertos.

Según el arquitecto Pedro Shuller:

“El azul y la púrpura pueden resultar en pérdida de apetito: por lo general, la mente subconsciente conecta azul o morado con toxinas. Sí, sé que hay algo de comida china saludable que es azul, sin embargo, los estudios han demostrado que pueden disminuir el apetito.

Si desea que un montón de clientes para visitar su restaurante y comer más y evitar el color azul.

El amarillo haría que la gente permanezca menos en su restaurante: el amarillo es un color irritante. La gente tiende a sentirse más irritada en las habitaciones amarillas. Algunos restaurantes de comida rápida pinta sus paredes en amarillo con el fin de motivar a la gente a salir tan pronto como pedir su comida para que liberen más espacio para nuevos clientes.

El verde es relajante: el verde es un color relajante y puede mejorar la visión. Las personas asocian el verde con la naturaleza y por eso se sienten más cómodos en las habitaciones pintadas en verde. Pintura de la pared de su restaurante con un color verde es una buena idea

El rojo es un estimulador del apetito y llamativo color: rojo es un color muy llamativo y esto lo hace útil en caso de que quiera llamar la atención a su restaurante.

Pero tenga cuidado, no más de usar el color rojo porque sigue siendo un color irritante al igual que el amarillo. Puede ser una buena idea usar un poco de rojo en las paredes exteriores para dirigir algo de atención a su restaurante. Rojo estimula el apetito y se encontró que una mesa roja haría que la gente comiera más.”

Si bien es cierto que según algunos estudios el azul y la púrpura pueden resultar en pérdida de apetito (por lo general, la mente subconsciente conecta azul o morado con toxinas), el amarillo irrita a la gente (y los hace querer irse) y el rojo estimula el apetito, eso no quiere decir que sean colores prohibidos o deseados en todas las situaciones.

Cualquier color aplicado con moderación puede dar un toque diferente a su bar o restaurante. Además, por ejemplo, no todos los amarillos son iguales. No es lo mismo un amarillo cálido, que puede aportar intimidad que un amarillo pálido, tirando al verde fluorescente, que hará salir disparados a sus clientes…

Aqui proponemos algunos esquemas de colores para restaurantes:

Colores claros:

Beige, blanco, blanco roto, gris claro.

Ofrecen un ambiente relajado y hacen ver a los ambientes más grandes de lo que son.


Colores cálidos:

Amarillo, naranja, rojos, colores tierra.

Combinados con mantelería clara, dan un ambiente relajado que llaman a quedarse más tiempo.

No abuse del rojo, solo póngalo en ciertos detalles.


Colores oscuros:

Gris oscuro, negro, azul oscuro, púrpura.

Hacen que un gran salón se vea más pequeño y acogedor.

Si abusa con la “oscuridad” puede generar un ambiente depresivo y lúgubre.


Colores brillantes:

Rojos, amarillos, verdes…

Alegran el espíritu y hacen que sus clientes coman más y mas deprisa.


Como todo, todo depende de a quién queremos como cliente yqué tipo de bar/restaurante vamos a decorar, pero lo importante es tener claras estas herramientas para en el momento de tomar la decisión saber aplicar a cada uno el esquema de color correcto.

Mesas y sillas blancas

Optimización del espacio en bares y restaurantes – Parte 1

Cuando hablamos del espacio en un local unas preguntas a la que nos solemos enfrentar, y que nos hacen a menudo, es:

¿Cuántas mesas y sillas necesito para mi bar/restaurante / espacio?
¿Mesas cuadradas o redondas?

En este primer post nos vamos a concentrar en el espacio que ocupan las mesas y las sillas y cómo afecta esto a la experiencia del cliente.

Debemos recordar que un restaurante o bar no son solo sillas y mesas, sino que además hay que dejar espacios de circulación y zonas de paso para que el personal pueda atender.
Una serie de necesidades que debemos planificar de antemano para que la funcionalidad sea óptima.

Hoy en día el cliente se ha vuelto más exigente y requiere vivir una experiencia culinaria y no solo ir a comer/tomar algo.

Esto es algo que debemos tener en cuenta y debería ser nuestra prioridad a la hora de organizar el espacio.

Pero, ¿qué tiene que ver esto con la cantidad de mesas y sillas o si son cuadradas o redondas?
Mucho, y de eso trata este post.

Las mesas redondas proporcionan un ambiente más dinámico en comparación a las cuadradas.
El diámetro es importante, una mesa redonda pequeña es más íntima, mientras que una con un diámetro mayor invita a reuniones.
Las mesas cuadradas son más fáciles de distribuir, ocupan menos espacio y generan un ambiente ordenado.
Por supuesto se pueden mezclar. Redondas dentro, cuadradas en la terraza. O una zona de reuniones con mesas redondas y luego un amplio espacio ordenado con mesas cuadradas, por ejemplo.

Existe la teoría de que la separación mínima entre mesas debe ser de entre 38 y 45 cm de distancia, dejando unos 80 cm de media para zonas de paso. Esto es un poco apretado, y es aquí donde el empresario se enfrenta a la decisión de maximizar su espacio o mejorar la calidad de la experiencia del cliente.
Una distribución más espaciosa, tal como dejar entre 65 y 90 cm de distancia aporta intimidad a las mesas y un ambiente más relajado.

Un estudio reciente de la Universidad de Cornell, sobre cómo influyen el tamaño de las mesas y su separación en los hábitos del cliente, nos indica que cuando las mesas eran amplias, los clientes permanecieron más tiempo y gastaron más dinero que cuando las mesas eran de tamaño menor.

Planta distribucion mesas y sillasCuando las mesas estaban a menos de 50 cm de distancia la satisfacción de los clientes era menor y se mostraban con menos interés en volver al sitio, aunque la rotación era mayor y se lograba un ingreso mayor por minuto. En realidad lo que pasaba era que los clientes se marchaban antes del lugar.

Si usted está en un lugar de paso de muchísima gente y no tiene demasiada competencia alrededor, como por ejemplo estación de metro, trenes, autobuses, aeropuerto, esta última distribución sería la óptima.

Para el resto de los casos es mejor la primera opción, ofrecerle al consumidor un ambiente relajado, agradable y que invite a volver.

La distancia entre sillas, respaldo contra respaldo, también debe ser, como mínimo, de unos 65 cm si no hay zona de paso.

Para finalizar, como hemos visto no existe una fórmula exacta para la cantidad y forma de las mesas, todo depende de qué variable sea más importante para el empresario.

En Barelia creemos que la experiencia del cliente es fundamental para el éxito del emprendimiento, ya sea un bar o un restaurante y solo en casos muy especiales podremos poner por delante la cantidad sobre la comodidad, porque ayudan a la rotación, pero no espere que vuelvan.